Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia de navegación. Más información sobre cómo usamos las cookies y de qué manera puede cambiar su configuración. Info

Humidificadores

La humidificación es una operación en la que una corriente de aire insaturado es puesta en contacto con agua, que de esta forma se enfría. Dicha corriente se enfría porque el aire saliente arrastra consigo parte del agua, que por tanto se evapora, sustrayendo calor al agua en forma de calor latente o evaporación. Ambientes demasiado secos son insalubres, sobre todo para recién nacidos, personas ancianas o con problemas respiratorios. Por consiguiente, es muy importante regular un grado de humedad constante en el ambiente para irrigar de la mejor manera posible las vías respiratorias. Así, el humidificador se convierte en un instrumento muy útil para prevenir enfermedades o trastornos pulmonares; los síntomas no desdeñables son las irritaciones de las vías respiratorias o los enrojecimientos. La estación en que su uso es más recomendable es el invierno, cuando los radiadores de casa están en funcionamiento y, con sus altas temperaturas, vuelven los ambientes muy secos y con un espectro de temperaturas no uniformes.

Su uso es muy sencillo: se llena el depósito con agua del grifo, se conecta el aparato a la corriente y mediante los mandos se regula el grado de humedad que se desea en el ambiente. Algunos modelos más evolucionados, como el modelo ACQUASPA  tienen también la función CÁLIDO VAPOR, que emite un vapor caliente capaz de reducir la carga bacteriana presente en el aire.

¿CUÁL ES EL NIVEL OPORTUNO DE HUMEDAD?
La humedad absoluta del aire es función de la temperatura. Cuanto más alta es la temperatura, mayor es la cantidad de vapor de agua necesaria para que se condense en microscópicas gotitas de agua (100%).Por este motivo se toma en consideración la humedad relativa (relación humedad/temperatura). La humedad relativa ideal debería estar contenida entre el 40% y el 55% (depende de la estación) Bajo dicho umbral, las mucosas se secan y el sudor se seca demasiado pronto (deshidratación; por encima de dicho umbral, el sudor no se evapora, formándose fácilmente moho y hongos y  experimentando una sensación de opresión.